Recomendaciones seriéfilas (II)

diciembre 22, 2017

¡Hola a todos! Voy a contaros una cosa sobre mí, y es que tengo la costumbre de huir a Netflix cuando siento que la vida se me va -un poquito- de las manos. Estas últimas semanas, por caprichos del destino, he acabado refugiándome en la gran N una vez más, lo que ha hecho que gaste horas y horas frente a una pantalla. Así que aquí estoy ahora, escribiendo para contaros cuáles han sido estas semanas las historias que me han acompañado estas semanas: ¡las últimas series que he visto!

(No contaré nada sobre su argumento porque considero que esta serie se disfruta más si no sabes nada de ella y te dejas sorprender) 

La primera de ellas es la reina de este post, la serie que me ha enamorado este año: mi querida y adorada Stranger things

Durante la primera mitad del año devoré la primera temporada de esta maravilla y quedé cautivada por su estética ochentera, sus carismáticos protagonistas y su trama que mezcla elementos de fantasía y misterio. Me mantuvo pegada a la pantalla, incapaz de irme a dormir sin el clásico "sólo un capítulo más". Y hace pocas semanas decidí por fin lanzarme a ver su segunda temporada. 

No voy a mentir: me gustó menos que la primera. En esta nueva temporada han incluido personajes sin relevancia en la historia, sin los que ella continuaría sin que se viera afectada. Además, han introducido una nueva subtrama que, en mi opinión, sobra por completo. No aporta nada más allá que un capítulo que parece sacado de una serie completamente diferente a la que hasta ese momento estábamos viendo. Auténtico relleno.

Sin embargo, sigue siendo una muy buena serie. El avance de la historia principal, personajes ya conocidos que vuelven con fuerzas renovadas (¿soy la única a la que cierto chico con bate antes le caía mal y ahora en cambio lo adora?), vínculos entre personajes que se hacen más fuertes, nuevos interrogantes por responder… Stranger things ha seguido encantándome. No tanto como la primera vez, pero igualmente lo ha conseguido. 


La siguiente serie de la que voy a hablaros es de origen coreano, es decir, un dorama. El día después de la ruptura nos trae como protagonista a un chico, miembro de una banda de música compuesta por él, un par de amigos y su novia; que está muy descontento con su carrera musical. Por ello, cuando le ofrecen la oportunidad de debutar en solitario en una gran compañía, no duda en romper con su novia y lanzarse a una nueva vida. 

Sin embargo, al despertar a la mañana siguiente descubre que ha vuelto al día anterior. Una vez más, le ofrecen la oportunidad de unirse al mundo de la música, así que se enfrenta de nuevo a la ruptura. Pero al día siguiente todo vuelve a repetirse, y al siguiente, y al siguiente, y al siguiente… Así, los días se suceden iguales, con distintos desenlaces según cómo actúa el protagonista. Sin embargo, todos tienen algo en común que hará que se acabe replanteando si de verdad es la música su auténtico sueño, si no será su relación lo realmente importante. 

Con este dorama tengo sentimientos encontrados. Por una parte me ha gustado. La historia, aunque bastante vista, tiene esa incertidumbre de saber cómo afectará para un mismo suceso tomar una decisión u otra; la fotografía, como suele ser habitual en las series surcoreanas, está cuidada al milímetro y tiene una luminosidad, unos colores y una atmósfera especial que nos acaba dejando escenas visualmente preciosas; y, como no podía ser de otra manera viniendo de un país donde la industria musical es tan grande, nos encontramos con una banda sonora de esas que te hacen sacar el Shazam para poder agregarla a tu lista de reproducción.

Sin embargo, en El día después de la ruptura nos encontramos con dos debilidades bastante importantes: los personajes y el final. Si bien los protagonistas están bastante definidos, el resto del elenco son planos, típicos personajes que pueden ser etiquetados como "el amigo friki", "la mujer rica sin escrúpulos", "los mafiosos", etc. No tienen profundidad, lo que hace que sean -salvo en ocasiones puntuales- un mero adorno en la historia.

Y por último, el final. Ay, ese final precipitado e incomprensible, porque literalmente no entiendes lo que ha ocurrido. No miento si digo que al terminar la serie lo primero que hice fue buscar en google qué significaba.

Supongo que por ello no puedo decir que sea una serie que permanecerá en mi cabeza como inolvidable, pero a los fans de este tipo de argumentos y de las series coreanas puede gustar bastante. Además, no es muy larga y sus capítulos son bastante cortos. La serie ideal para ver en esos ratos muertos entre un compromiso  y otro, cuando no sabes qué hacer.


La última serie de la que voy a hablar hoy es, como la anterior, un dorama. Se trata de The Miracle, una historia corta de fantasía y humor que me ha sacado bastantes risas, especialmente gracias a una de sus actrices principales Hong Yoon Hwa (la chica de coletas que podéis ver en la foto) de la que hablaré más adelante.

En esta ocasión nos encontramos con dos hermanas que se odian. Una de ellas es una de las idols (cantantes y bailarinas de grupos de pop coreano) más populares y admiradas de todo el país: guapa, con carácter y admirada por todos, mientras que la otra, debido a su físico, sufre bullying en el instituto y su vida social se reduce a los directos que hace cantando desde su cuarto a través del ordenador, eso sí, siempre ocultando su imagen. Sin embargo, una noche esta última salva a una adivina que, como agradecimiento, le concede un deseo: tener la vida de su hermana. Es así como, al día siguiente, ambas chicas despiertan en el cuerpo de la otra, viéndose obligadas a intercambiar sus vidas.

The Miracle es una serie de capítulos cortos, de apenas un cuarto de hora de duración, lo que hace que se haga muy amena y, al menos a mí, corta. Demasiado corta, ya que con cada capítulo he disfrutado muchísimo y habría querido que durase bastante más. Si bien es cierto que su planteamiento es bastante típico, resulta muy cómico ver cómo cada hermana debe amoldarse a la vida de la otra, tan opuesta a la suya propia, lo cual choca con su carácter. Pero, como he mencionado al principio, esta serie tiene algo que destaca sin ninguna duda: una de las protagonistas, la actriz Hong Yoon Hwa.

Es el primer trabajo que veo de esta mujer pero me ha sorprendido muy gratamente con las risas que contagia y al ver como es capaz de ser dos personas completamente diferentes en un mismo episodio gracias a su interpretación. Tanto me ha gustado, tan carismática me ha parecido, que ya estoy deseando volver a verla en alguna otra serie, y dudo que eso tarde mucho en ocurrir, porque ella sola ha dado vida a The Miracle y ha hecho que hoy, sin ninguna duda, la recomiende. 

*   *   *   *

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Así como apunte extra, deciros que actualmente estoy viendo Por trece razones y que (spoiler de futuras recomendaciones seriéfilas) se me está haciendo bastante pesada. Por eso ando en busca de nuevas series que ver mientras consigo terminarme esta. ¿Alguna recomendación? ¡Soy toda oídos!

You Might Also Like

6 comentarios

  1. Nunca en mi vida me ha dado por ponerme a ver un dorama, y eso que he oído bastante hablar de ellos, pero me han llamado basta la atención estos que has compartido aquí.
    Stranger Things no me llama nada. No sé si será por todo el bombo que se le está dando, pero no me apetece nada verla ni mi llama la historia... Además, tengo tantas pendientes... Jajaja.
    ¡Un abrazo enorme, bonita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los doramas tiene algo raro y es que al principio te parecen rarísimos pero te cuentan unos culebrones y unas historias que al final acabas enganchada perdida. Yo cuando necesito despejar la mente recurro a ellos porque son series ligeras y frescas (y visualmente preciosas)
      En cuanto a ST... Te entiendo perfectamente porque yo cuando no paro de escuchar a gente diciéndome que DEBO ver tal serie se me quitan todas las ganas, así que simplemente te diré que si te gustan los misterios, la ciencia ficción y la estética ochentera te gustará :)

      ¡Un abrazo gigante! Y muchísimas gracias por pasarte y comentar :3

      Eliminar
  2. Reconozco que me he sentido aludida en lo de "gran N" jajaja (el EGO). Me encantan tus entradas y tus recomendaciones. No sé si te lo dije pero me zampé la primera tempo de Stranger Things cuando estuve de baja, a ver si me veo la segunda ya :3 ¡Un besito navideño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Noe, Noe, Noe... Jajajajaja. Lo siento pero en este caso la gran N es Netflix, que me tiene robado el corazón desde que llegó a casa. Pero eh, que ya sabes que gran parte la ocupas tú <3
      ¿Has visto Stranger things? ¡Y cómo no me dices nada si me encanta! En serio, para mí es la serie del 2017 porque me ha viciado como pocas. Me parece fatal, pero fatal, fatal, que me lo hayas ocultado. Jum!

      Un abrazo giganton (que pronto te daré en persona, je)

      Eliminar
  3. ¡Hola! Sólo he visto Stranger Things... y también creo que la primera temporada es muchísimo mejor que la segunda. De todas maneras, sigo adorando la serie y no puedo esperar a que saquen una tercera <3

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, sin dejar de ser buena, creo que la segunda temporada tiene demasiados puntos innecesarios o que directamente se salen por completo de la historia. Espero que con la tercera temporada al menos se vea una relación entre ellos y se quite esa sensación de que están por estar, sin una finalidad real para la trama. ¡Qué ganas de verla!

      Y muchas gracias por comentar, bonitas. ¡Un beso enorme! <3

      Eliminar