Feria del Libro 2017: compras, amigas y demás

junio 05, 2017

¡Hola, hola! Como muchos sabréis, ahora mismo se está celebrando en Madrid la Feria del Libro. Para muchas personas puede que este evento sea una simple reunión de lectores, escritores, libreros y editores en la que visitar casetas repletas de libros, pero para mí es algo más. Es uno de mis momentos favoritos del año, como una segunda navidad. Los meses previos los dedico a ahorrar todo lo posible para poder dejarme los dineros en cualquier libro que se me antoje, hago una lista de los más deseados, e incluso siento esos nervios el día anterior, fruto de la emoción. 

La Feria del Libro de Madrid es una visita obligada año sí, año también, y no sólo eso, es una tradición: año tras año toca visitar la feria, siempre en compañía de mi queridísima While. Juntas paseamos cotilleando portadas y sinopsis, bromeando sobre cuántos libros me llevaré a casa esta vez y sobre la manía que parece tener ella de no comprar jamás un libro en mi presencia. 

Por todo esto, por lo especial que es para mí, este año he decidido que mi querida Feria del libro merecía una entrada en el blog así que, ¡allá vamos!

 

Como ya he dicho más arriba, mi visita a la Feria del Libro suele ser en compañía de While. Es una tradición que comenzamos hace varios años, pero en esta ocasión se nos unió su hermana A. Quedé con ellas en la mítica Puerta de Alcalá, donde además iba a hacer una venta exprés a través de Wallapop (pero la chica llegó tarde. Mal, muy mal) Así, después de vender un libro y regalar a While otros dos que tenía en mis estanterías pero sabía que quedarían mejor en las suyas, nos adentramos en el Retiro en busca de libros, muchos libros, cientos de libros. 

De este modo, después de toparnos con un señor disfrazado de panda gigante (al cual compadecí enormemente por el calor que debía estar pasando), una figura de alíen poco agradable, y un payaso que entretenía a varios niños y a mí me daba más miedo que risa, llegamos por fin a las casetas de la feria. Es entonces cuando surgió la duda que aparece todos los años: ¿por dónde empezamos?
Aquí, la señorita W pensando: "cuándo dejará de hacerme fotos esta pesada"
Si bien cierto que por lo general solemos ir un poco a ciegas, todos los años tienen una parada segura, una visita imprescindible que nunca nos podemos saltar: la Librería de Mujeres. No es de extrañar, entonces, que fuese el primer lugar al que nos dirigimos después de deambular un poco. Allí tienen tantos títulos interesantes, tanto libro esperando por ser descubierto, que el tiempo vuela sin apenas darnos cuenta. Además, sus libreras son un amor de personas, siempre recibiéndote con una sonrisa y dispuestas a escuchar tus preguntas, e incluso ofrecerte alguna que otra recomendación. 

A pesar de que este año yo no encontré aquí los libros que buscaba, While sí se topó con dos títulos que llevar a casa. ¡Por fin se rompió la maldición de no verla comprar libros! Os prometo que en los muchos años de amistad que llevamos nunca la he visto hacerlo. Era una broma clásica entre nosotras, de hecho. Lástima que ya no podamos recurrir a ella (imaginad si fue épico el momento que hasta lo acabé grabando en vídeo) Si tenéis curiosidad por saber cuáles fueron las compras que rompieron la maldición, podéis pasaros por este post, donde habla de ellas. Yo sólo he leído una, y os la recomiendo enormemente.

 

Una vez visitada la Librería de Mujeres, seguimos nuestro recorrido sin rumbo fijo pero con un objetivo claro: comprar un regalo para mi hermana. Si bien su cumpleaños fue en mayo, como está viviendo fuera del país no la veré hasta el mes que viene, que será cuando le de sus regalos. Ya tenía la mitad en casa, pero en mi mente estaba pensado un segundo regalo perfecto que, todo sea dicho, tardamos muchísimo en encontrar. Al mismo tiempo, buscábamos un par de libros para mí que llevo tiempo queriendo, pero que también parecían huir de nosotras. 

Así, empezamos a vagar de caseta en caseta, donde cada librero nos mandaba a una diferente hasta que finalmente nos llevaron a una donde, ¡milagro!, tenían el regalo de mi hermana (el cual os enseño envuelto por si a su futura dueña le da por aparecer por aquí, no vaya a fastidiarse la sorpresa). Sin embargo, no fue eso lo que más llamó mi atención, sino uno de los libros que había expuestos, el clásico libro que llevas años queriendo, ese con el que sueñas, el que deseas tener con todas tus fuerzas... The Legend of Zelda, Hyrule historia. No miento si digo que me lancé a por él en cuanto lo vi. While y A. son testigos de mi cómica reacción y de como, al oír su precio, casi le grité a la librera "¡me lo llevo!". Ahora está descansando en mi estantería y yo más feliz que una perdiz.

 

En el recorrido hacia el regalo de mi hermana encontré, además, los dos libros que andaba buscando, o casi, porque al final a falta de uno de ellos me llevé el que es su precuela: Ve y pon un centinela, de Harper Lee y El ruiseñor, de Kristin Hannah. Además, al haber ido en sábado, pudimos ver en persona a muchos autores y autoras. While se emocionó especialmente al ver a Raquel Riba Rossy, creadora de Lola Vendetta, y A. cuando nos topamos con Pedro García Aguado. En mi caso, maldije por lo bajo no haber llevado ninguno de mis libros de Megan Maxwell a la feria cuando la vi firmando, porque es una autora de novela romántica a la que me gusta bastante leer, ya que siempre consigue sacarme bastantes risas con sus libros.


Llegados a este punto de la tarde, estábamos algo cansadas así que decidimos tirarnos al césped un rato para charlar, hacer un poco el tonto con la cámara del móvil y admirar nuestras nuevas adquisiciones. La verdad es que fue un alivio poder sentarnos un poco tras varias horas de paseo. Tan cansada estaba que ni siquiera me apetecía el helado que yo misma me había prometido. Ese era el nivel de agotamiento, señoras y señores.

 

Tras este descanso tenía, en un principio, intención de volver a la carga en busca de un libro al que tengo especiales ganas, pero al final el cansancio pudo conmigo y, puesto que While y A. se marchaban ya a casa, decidí irme con ellas. 

Así fue como, finalmente, llegué a casa con cuatro libros nuevos, tres para mí y uno para regalo. While estaba convencida de que compraría 4 o 5, cifra que se acerca a mis adquisiciones de otros años, así que me siento orgullosa de haber sabido controlarme en esta ocasión. Aunque teniendo en cuenta que la feria aún dura varios días más, quizá es demasiado pronto para cantar victoria. El tiempo dirá.


Y ahora, pregunta: ¿vosotros os habéis pasado por la feria ya? 
¿Cuáles han sido vuestras nuevas adquisiciones? ¡Quiero saber!


You Might Also Like

13 comentarios

  1. Me gusta mucho cómo has escrito esta entrada, Sara, de verdad lo digo. Me ha parecido muy amena, y me la he leído por segunda vez. Te ha quedado colorida y me han dado ganas de volver.

    Que nunca nos falte tiempo para poder ir aunque sean unas pocas horas, porque siempre que voy contigo me siento super bien y tranquila, como en una paz llena de letras y libros. Además, que en algún momento nuestros nombres sonarán como autoras que firman ♥

    Que nunca nos falten amigas y libros

    Abrazos fuertes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes lo insegura que me sentía con esta entrada, así que leerte decir cosas tan bonitas de ella me llena de alegría. Muchas, muchísimas gracias <3 Ojalá esta tradición continúe muchos, muchísimos años más, porque es algo que disfruto muchísimo. Espero estar el año que viene escribiendo de nuevo sobre nuestra visita a la feria, de verdad lo digo.

      (Tarde o temprano nuestros nombres se escucharán junto al resto de autoras y autores que firman, tú lo sabes, yo lo sé)

      Eliminar
  2. Me ha encantado el post y tu forma de contar el paseo, es casi como si hubiera estado allí ^^ Algún año quiero visitar Madrid para la Feria del libro, cada vez que veo los nombres de los autores y autoras que firman me da mucha pena no poder estar ahí dando vueltas de un lado para otro rodeada de libros.

    Me dejas con las ganas de saber cual es el libro que le compraste a tu hermana y que tanto te costó conseguir... :P No soy fan de Zelda pero reconozco que la edición del libro entra por los ojos, ¡es bonito bonito! Del resto de libros me quedo con "El ruiseñor", he leído muy buenas críticas y tiene pinta de que me pueda gustar :D

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por pasarte y comentar! Me alegra muchísimo que te haya gustado la entrada, y espero que algún año puedas visitar la feria porque de verdad, es algo que se disfruta muchísimo, llena de casetas, autores y actividades. La verdad es que es tan grande que una tarde no es suficiente para visitarla entera, te lo digo por experiencia.

      No puedo decir el libro de mi hermana por si acaso, pero si en el futuro puedo mencionarlo lo haré. El libro de Zelda es precioso, tanto por dentro como por fuera. Incluso While, que no es fan de la saga pero lo vio en directo, reconoció que era una pasada. Y ¡ay!, ahora tengo más ganas aún de leer El ruiseñor. ¡Qué ganas de terminar el curso y poder ponerme con él!

      Te mando un abrazo enorme, y de nuevo gracias por comentar, bonita <3

      Eliminar
  3. Hola, vengo del blog de Melituca..
    Me encanta leer y las ferias del libro son bonitos espacios de salida. En Buenos Aires (donde yo vivo) hubo una hace poco. Que disfrutes tus lecturas!
    Me quedo por tu blog.. te invito si quieres al mio, en el que encontraras todos los meses algo sobre libros, y además de viajes, fotografia, cotidaneidades.. en fin, un popurri..
    saludos!
    http://simplementemipequenogranmundo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Antes de nada, muchas gracias por pasarte por el blog y comentar ^^ La verdad es que las ferias del libro son algo precioso, yo rezo para que nunca desaparezcan porque visitarlas es algo muy especial. A mí me alegran el mes entero (y, seamos sinceros, eso de volver a casa cargada de libros nuevos también)
      Espero que disfrutaras de tu feria como se merece. Prometo que en cuanto pueda me pasaré por tu blog. ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. Hace unos meses intenté leer "Ve y pon un centinela" y no logré terminarlo. Amé tanto el primer libro que fue imposible empezar con ese, supongo que porque no quería que la esencia del primer libro desapareciera tan rápido de mi memoria.
    No tengo la suerte de haber ido a la Feria del Libro, ni este año ni ninguno de los anteriores, pero me encantaría ir. Además, tus fotos son maravillosas (de verdad que sí) y muestran muy bien el buen ambiente que hay.

    abrazoss♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viendo lo que dices, casi me alegro de que no tuviesen Matar a un ruiseñor en las (demasiadas) casetas en las que pregunté. Quizá es buena opción empezar por este entonces y luego seguir con el primero que se publicó, aunque siento que tú no pudieras leerlo bien por la influencia del otro :(
      Espero que puedas ir algún año a la Feria del Libro porque es algo mágico, de verdad te lo digo. Yo me quedaría a vivir en ella y no es broma.
      Sobre mis fotos... La verdad es que últimamente estaba algo desmotivada con el tema, así que no te imaginas lo mucho que me alegra que me digas esto. Muchas, muchísimas gracias, de verdad <3

      Te mando un abrazo gigante ♥

      Eliminar
  5. Voy a plasmar en público lo que te digo en privado (además de mil millones de mensajes, audios y fotos que ya debemos tener acumulados): ME ENCANTA. Me encanta la entrada, me encantó leerla en primicia (jeje) y ME ENCANTAN tus fotos hasta niveles inimaginables. Ojalá yo allí con vosotras, de verdad. Sé que algún año acortaré KM para compartir Feria del Libro de Madrid, LO SÉ. Espero ansiosa tu siguiente entrada (y más sabiendo la temática, jeje -privilegiada-).

    MUÁ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he podido evitar reírme al leer tu comentario. En serio, ¿cómo eres tan genial? Me da la vida que tú, una bloguera a la que (momento confesíon) tengo como referencia y en un pedestal, me diga eso. Espero algún día llegar a tu nivel porque ♥ Y, sobre todo, espero que algún día estés tú también en las fotos de la feria, que la disfrutes con nosotras y compremos libros juntas. Sería TAN genial. Ojalá, ojalá, ojalá.

      Mañana mismo habrá nueva entrada, así que mientras tanto te mando un abrazo de oso GIGANTE, que es lo mínimo que mereces.

      Eliminar
  6. Me encantaría poder ir a la feria del libro de Madrid algún día. Y aunque aquí también la hay (creo que en agosto), nunca he ido. Pero me estoy replanteando seriamente ir este año.

    Estas entradas de libros, lecturas y recomendaciones no sólo me llenan un poquito de envidia sana, sino que también de ganas de leer. Por eso siempre, siempre me paso, porque me encanta cómo me contagiais las ganas de devorar libros (de nuevo).

    Ojalá disfrutes mucho de esas adquisiciones, y si cae alguno más (a parte de, por favor, enseñárnoslo) ¡disfrútalo! ¡Que le den a la cifra de W.! (Sorry, W., yo te ♥)

    Un abrazo enorme,
    y gracias por estas entradas.
    S.

    ResponderEliminar
  7. Que guay es hacerse estas excursiones! libracos por doquier y se me pone hasta arriba mi libido literaria. Encima tu que te lo montas asì en modo amiguis, foticos, to muy chulo... envidia sana y gorda, mujer.

    Bonitos dìas y si me lo permitìs deciros que vos y tu amiga while son muy hermosas y harto talentosas. Gracias, chau.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! Por desgracia no habrá feria del libro para mí este año :( Tendré que contentarme con pasear por las bibliotecas.
    Tengo para leer "Ve y pon un centinela", así que, si quieres podemos leerlo a la vez (si es que no lo has empezado ya).
    También tengo Hyrule Historia!! Y solo me he permitido ojear los capítulos correspondientes a los juegos que he jugado hahaha No quiero spoilers.
    La Feria del Libro de grandes ciudades siempre me da mucha envidia, hasta arriba de gente, de puestos, de autores... Parece muy muy divertida, incluso si vas sole.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar