Papá, mamá, quiero ser fotógrafa

febrero 18, 2015

Hoy vengo a contaros un cuento: había una vez, hace varios años, una mini-yo que acababa de llevarse el primer gran golpe de su vida al descubrir que estaba en una carrera que no le gustaba, todo por el clásico argumento paterno "tienes que ir a la universidad". Esa misma Scherbatsky se armó de valor un día, decidió dejarlo todo y, con una determinación que aún hoy me pregunto dónde ha quedado, se plantó delante de sus padres y les dijo: papá, mamá, quiero ser fotógrafa. Y entonces cundió el pánico.



Os estaréis preguntando: ¿por qué os cuento esto? Pues bien, toda esta experiencia que os he relatado viene a enseñar cómo está de mal vista la profesión de fotógrafo. Ojo, no mal vista en el sentido de ser un oficio mala o poco decente, sino en el de que estudiarlo "no merece la pena", "de eso no se puede vivir" o mi favorita"¿para qué estudiar fotografía si puedes usar el modo automático?" (me hierve la sangre sólo de leerme)

Yo soy de esas que siempre, siempre, siempre ha vivido enamorada de la fotografía. Cualquier excusa era buena para robarle la cámara a mi padre. Sin embargo, nunca me planteé estudiar este arte a fondo por los clásicos prejuicios que hay en la sociedad hacia esta profesión. Sí, mi mente adolescente cayó en esas absurdas creencias, pero al ver cómo eso de estudiar algo simplemente por tener una profesión asegurada en el futuro no iba conmigo, decidí pensar por primera vez en qué quería hacer realmente. Es así como decidí estudiar fotografía.

Mis padres se opusieron, por supuesto. Ya no se trataba sólo de dejar la universidad, sino de dejarla por hacer un CFGS (Ciclo Formativo de Grado Superior) y no uno cualquiera, sino el de Imagen, algo completamente inútil para ellos. Todo ello llevaba tanto a mis padres como a otros adultos de mi entorno a pensar que iba a perder dos años de mi vida. Nada más lejos de la realidad.

Ahora bien, después de haber pasado por esa maravillosa experiencia y aprender muchísimo más de lo que nunca imaginé, desde aquí os digo que si os gusta la fotografía pero pensáis que con tener una réflex y disparar en automático basta, es que no sabéis qué es realmente la fotografía. La fotografía tiene infinidad de campos sobre los que aprender. Es un ámbito en el que siempre surge algo nuevo y nunca terminas de saberlo todo. Hay que estar formándose continuamente y no, el trabajo del fotógrafo no es hacer un simple clic.

La fotografía no es difícil, pero tampoco es algo que deba hacer cualquiera sin formación. No eres fotógrafo por tener una buena cámara, no eres fotógrafo por darle a un botón y no, los fotógrafos no son personas que se trabajan cinco minutos y el resto del día lo pasan vagueando. Dejemos de menospreciar estos estudios y su profesión.


P.D: He querido hacer esta entrada a raíz de sucesos que me han ocurrido recientemente en relación con mis estudios de fotografía. Aprovecho además para hablar por primera vez -pero no última- sobre fotografía en el blog. 


Y tú, lector, ¿alguna vez te has planteado aprender fotografía? 
¿Has sentido en tu propia piel lo que es que desprecien tus estudios o trabajo?
¡Me encantaría conocer tu opinión!


You Might Also Like

8 comentarios

  1. Tienes mucha razón. Yo también opino que se menosprecia el oficio de ser fotógrafo, y pasa lo mismo con muchas otras profesiones relacionadas con el arte. Debe de ser difícil intentar perseguir tu sueño cuando tus padres se oponen a él, especialmente si se trata de estudios, que no es algo barato.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El arte y las carreras/profesiones de humanidades están, por lo general, muy, pero que muy menospreciadas. Parece ser que todo aquello que no contenga números ya no tiene ninguna dificultad y/o no merece la pena. Es triste que ese sea el pensamiento actual. Y sí, lo cierto es que en un principio fue muy difícil. Para ellos supuso una decepción enorme que dejase la universidad pero cuando vieron lo feliz que era detrás de una cámara empezaron a comprender que ahí era donde debía estar (además, por aquella época los estudios de CFGS eran gratuitos, cosa que ayudó bastante :P)

      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Yo soy una apasionada de la fotografía. Sin embargo quiero estudiar una carrera que me de la posibilidad de viajar mucho y a todas partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente, yo también me he acabado moviendo por ese deseo a la hora de escoger carrera pero fíjate tú, cada vez tengo más la sensación de que acabaré trabajando de fotógrafa, al margen de haber estudiado otra carrera (y haciendo mil viajes a cientos de lugares que no dejaré de fotografiar)

      Eliminar
  3. A mí siempre me ha entusiasmado la fotografía. Aun así nunca me he visto capaz de estudiarla más seriamente. Por lo menos, dejando de lado la universidad. Psicología es a lo que me quiero dedicar y si tuviese más tiempo, la fotografía es algo a lo que le dedicaría mucho tiempo, sin duda. De hecho, mi padre ha sido y es fotógrafo (más enfocado a bodas, comuniones y retratos) y, aunque en ese sentido no han habido tantos prejuicios a mi alrededor, nunca se han tomado en serio que de veras quisiera dedicarle tiempo. He ido trasteando con las cámaras digitales que me han permitido tener y que no se me ocurriera coger la réflex, ya que me caía castigo seguro.

    Por lo que, sé a lo que te refieres. Esos prejuicios no solo se dan entorno a la fotografía, sino que también afecta a muchas más áreas: dibujo, pintura, canto, baile...Y quizá estos últimos sí me han tocado más.

    ¡Me encanta leerte y poder comentarte cuando puedo! Un saludo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiados prejuicios hay en este mundo. ¿Por qué no dejan simplemente a la gente hacer lo que quieren y ya? Es algo que me desespera.
      En cuanto a tu caso, te recomendaría que te atrevieras a curiosear sin miedo a que se te caiga la cámara (algo muy normal al principio, a mí me daba pánico xD) Si tiene algo bueno la fotografía es que se puede aprender de forma autodidacta, sin tener que dejar de lado tus estudios, los cuales, por cierto, me parecen apasionantes. Psicología estaba entre mis primeras opciones, fíjate :)

      Eliminar
  4. Si te paras a pensarlo hay prejuicios en todas partes, ya sea para una profesión con pocas salidas como muchas. Anda que no me han dicho a mi veces: "¿Que quieres estudiar administración? ¡Todo el mundo se mete a eso, haz otra cosa!"

    Hola??? ¿Que culpa tengo yo de si el área que me gusta es el más solicitado por gente que no tiene ni la más remota idea de qué hacer con su vida?

    Vive y deja vivir, es lo que yo digo.

    Besitos! (Me gusta mucho como va tu blog!)

    ResponderEliminar
  5. Dímelo a mí, que estudio el cuarto semestre de Contaduría, y aunque no es algo que me apasione y aunque decidí irme por este camino sólo por no quedarme sin hacer nada o perder el año o decepcionar a mi madre (¡a mi familia!) después de haber obtenido las mejores calificaciones en la preparatoria... pues bueno, tampoco me arrepiento... pero tampoco me llena, ¿entiendes? Si pudiera elegir otra carrera sería arquitectura, o alguna otra (la que sea) que me permita viajar y conocer personas y muchos lugares :)

    Te mando un enorme saludo desde México. Ya vi que tu blog igual está nuevecito, el mio igual inició en febrero de este año pero no le he puesto mucha atención, paso más tiempo visitando y comentando otros blogs XD

    Éxito.

    ResponderEliminar